Inicio Noticias Daddy Yankee descargó un arsenal de éxitos musicales en Argentina

Daddy Yankee descargó un arsenal de éxitos musicales en Argentina

0
Compartir

Tras la fuerte tempestad que obligó a posponer su show previsto para el último sábado en Buenos Aires, finalmente Daddy Yankee pudo encontrarse con sus fans porteños y brindar una fiesta plena de baile y ritmos urbanos en la sede Jorge Newbery del Club GEBA.

A dos años de su última visita, el puertorriqueño Ramón Luis Ayala Rodríguez, nombre de pila del artista, regresó al país, y tras ofrecer masivos conciertos en Córdoba y Rosario, recaló en el barrio de Palermo en un momento superlativo de su carrera, con varios éxitos consecutivos en los rankings de toda América y considerado el artista latino más escuchado en Spotify a nivel mundial, motivos más que suficientes y atrayentes para gozar su música en vivo.

Envalentonado con esos recientes pergaminos, y visiblemente recuperado de una prediabetes que lo llevó a suspender un concierto en Colombia algunos meses atrás y lo mantuvo alejado de los escenarios por un tiempo, The Big Boss irrumpió en escena y desde el arranque dio muestras de que estaba dispuesto a entregarlo todo, con un comienzo arrollador que incluyó “Rompe”, “King Daddy”, “Lo Que Pasó, Pasó” y “Tu Príncipe”.

“Hola Buenos Aires, aquí me siento como en mi casa”, señaló Daddy y la multitud estalló en un solo grito para acompañar la mayoría de los temas con sus celulares encendidos y registrarlo todo para el recuerdo y la posterior subida a las distintas redes sociales. “Mayor Que Yo”, “Lovumba”, “¿Qué Tengo Que Hacer?” y “Machucando” fueron completando un listado de canciones que, sin abandonar nunca su costado bailable, dejó traslucir una amplia variedad de estilos, incluyendo merengue, rumba, mambo, salsa, hip hop y el muy buen desempeño del protagonista de la jornada a la hora de rapear sus pequeñas historias de encuentros y desencuentros amorosos con una velocidad y una chispa notables.

Humo, fuegos artificiales, llamaradas, rayos láser, luces y cerca de una decena de pantallas de led de distintos tamaños conformaron un sorprendente despliegue visual que no pasó desapercibido para nadie y por sobre el cual Yankee desgranó sus reconocidas dotes de showman, entablando un ida y vuelta permanente con un público constantemente de pie y en movimiento y que hizo de las sillas dispuestas en el Campo VIP y en La Platea fueran elementos decorativos.

Con un espíritu más cercano a la discoteca que al de un recital, el cuadro se completó con el acompañamiento coreográfico de diez bailarines y el austero apoyo instrumental de, apenas, dos djs disparando pistas desde sus respectivas consolas. Y aquí quizás radicó el único lunar de una velada por demás festiva. Desde hace ya varios años resulta muy habitual la utilización de sonidos, voces o coros pregrabados pero no a modo de reemplazo total sino como recurso complementario de una performance en vivo. Por eso en el caso de Daddy Yankee la presencia de músicos de carne y hueso tocando sus instrumentos sobre el escenario (sumados a los tracks seteados) no sólo hubiera sido más que acertada sino que habría otorgado a su repertorio los matices, el color, el calor y el inconfundible sabor propios de la música latina que él practica y defiende con tanto orgullo.

De todos modos, al público que concurrió a GEBA ayer por la noche poco pareció importarle este detalle. El objetivo era divertirse, pasar un buen momento y bailar hasta no dar más con éxitos irresistibles como “Shaky Shaky”, “Ella Me Levantó”, “Llamado de Emergencia”, “Gasolina”, “La Rompe Corazones”, “Hula hoop” y la despedida con “Despacito”. Y en ese sentido, el Rey del Reggaetón cumplió con su cometido sin defraudar.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here