Inicio Noticias Residente: en su lado más social y humano

Residente: en su lado más social y humano

0
Compartir

Para René Pérez (Residente) la música es más que una expresión para divertir y sacar dinero. Luego de la separación del grupo Calle 13, el artista de origen puertorriqueño decidió emprender vuelo, con los ojos puestos en sus ideales, sus preocupaciones y su deseo de dejar huella.

Fue así que nació “Residente”, un álbum que resume todo lo que es y ha sido su vida, sin dejar de lado sus inquietudes sociales. El viaje de exploración lo llevó por once países, donde conectó con artistas, sonidos, y hasta historias que él nunca pensó conocer.

“Todo ha sido interesante, cada uno de los viajes que hice para este proyecto, conocer culturas que nunca pensé conocer, colaborar con ellos. Fue un proceso muy interesante”, deja claro a LISTÍN DIARIO el intérprete de “Desencuentro”, segundo tema que promueve de este primer álbum musical.

Residente sigue con preocupación lo que pasa en la sociedad de hoy, le afectan muchos temas. Trump, Venezuela y Puerto Rico siguen estando en su mente. De hecho nos confesó que inspirado en su tierra escribió “Hijos del cañaveral”, con el que espera que muchos países del Caribe se identifiquen.

Propone que se deje de hablar de Donald Trump, porque seguir haciéndolo es darle mayor poder.

“Yo no veo que esté teniendo éxito, porque mucha gente no lo quiere.  Ha asumido muchas dediciones antihumanitarias, anti-mujer, anti-emigrantes. Creo que se debe sacar de la mira, y comenzar a hablar del problema, antes de darle tanta atención” sugiere el líder del grupo Calle 13.

Lo que sucede en Venezuela lo tiene confundido, confiesa. “Yo tengo amigos de ambos lados, tanto chavistas, como opositores y ambos me mandan información. Al no estar ahí, estoy más confundido, es triste lo que está pasando. Ver gente gritándose en vez de escucharse los grupos; cuando ocurre eso, es cuando gana la guerra. Pienso que se deben escuchar y entender. Estoy mirando a ver cómo lo puedo entender, pero todo eso es muy complejo”.

El álbum “Residente” es un proyecto que surgió a raíz de una prueba de ADN que René Pérez realizó en 2011, que lo llevó a viajar durante dos años por Siberia, Serbia, Osetia, Georgia, el norte de Ghana, Puerto Rico y Burkina Faso, entre otros países, con el objetivo de conocer su origen.

El primer tema que promovió de este trabajo discográfico fue Somos Anormales, con el que quiso explicar el origen de todos, y que de alguna manera estamos conectados con África.

“Quería hacer el mejor disco de mi carrera, para marcar bien este comienzo”, confesó convencido de lo que tiene entre manos. En sus proyectos futuros está hacer su primer largometraje. Ya tiene varias historias en la mira.

Para René, la música urbana tiene que ver con el deseo de contar y transmitir historias sociales. En ese sentido, cree que el térmito está mal empleado y al mismo tiempo supone una “mala categorización”, de algunos artistas que para él, nada tienen que ver con esta defición.

“No conozco ni tengo nada en contra de los géneros musicales, más allá de que cuando hay falta de creatividad en la música y los videos me quita el ánimo de escucharlo”, dijo a LISTÍN DIARIO. Luego agregó: “Si hay creatividad en cualquier género no importa cual sea, quiero escucharlo y está muy bueno”.

Refiere que “el género urbano está como mal categorizado, porque creo que hay muchos artistas a quienes les llaman urbanos que pertenecen al género pop o tropical, que son cosas distintas”.

Con sus declaraciones no quiere que piensen que hay cierto trato despectivo para el género musical, más bien aclara que “el género urbano habla del contexto social que te rodea” y en ese sentido sostiene que Rubén Blades puede ser un artista urbano como también Manu Chau, en el sentido de que el género urbano no es alguien que se viste de rapero y canta un tema pop, “es la confusión que muchos tienen”.

René promueve nuevo álbum musical, que definirá esta etapa como solista que emprendió hace dos años, luego de la separación del grupo Calle 13, en el que cantaba junto a sus hermanos Eduardo (Visitante) y la pequeña Ileana.

Y, aunque está disfrutando esta etapa, también de alguna manera extraña en tarima a los de su sangre. “De una manera sentimental sí los extraño, a nivel musical no, porque tengo gente que ya está haciendo el trabajo. Mi hermanita, estoy súper orgulloso de ella, de todo lo que está haciendo, es bonito tenerla en tarima siempre. Pero ahora estoy en otra etapa. Tengo unos músicos que son unos genios y hacen el trabajo”, sostuvo el artista boricua, que trabaja de la mano de Sony Music.

Aunque su música pudiera no ser tan comercial como la de otros artistas, él está convencido de que “la gente que hace arte con una prioridad que no sea el mismo arte, está más alejada del arte y más cercana al negocio”.

Considera que hay muchos artistas que son unos negociantes y otros más artistas. “No digo que el generar dinero no es importante, pero tal vez no es la primera prioridad, sino la cuarta, eso afecta a la hora de hacer arte. Yo los considero más negociantes que dentro del mundo del arte”.

El intérprete de “Desencuentro” estrenó el pasado mes su documental Residente, en el Festival de renombre internacional SXSW tras haber sido escogido por South by Southwest para la primicia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here